Soy carne de alquiler

Soy carne de alquiler. Mi ropa dice eso y mi actitud lo denota, sólo estoy aquí en la esquina, casi sin parpadear esperando a ver qué cae. Te veo llegar en tu carro y no eres nadie para mí  y no soy más para ti, sólo somos carne en cada uno y desde la primera mirada nos queremos comer. Te dejas caer fácilmente y yo acepto sin renegar, que la niebla es densa y más entre 2 cuerpos ardientes con nada que perder. Avanzas en el carro hasta un lugar más cómodo, me preguntas por mis asuntos pero no respondo más que con una sonrisa singular. En este negocio nadie tiene personalidad, sólo el personaje. Aparcas el automóvil y te siento temblar mientras sientes lo que me cargo. Me siento en tu regazo levantando el material mientras te digo al oído  – no temas –  y también me lo digo a mí, porque yo te temo más. Empieza el escarceo y siempre, aún entre las copas y la coca que tenga encima, siempre recuerdo al que sueño. Pienso que eres él y quiero que me hagas sentir respeto mientras pierdo el mío, que me congeles el alma mientras te quemo con el hielo que llevo dentro. Apaga tu fuego en él hasta que me llenes de eso que todos quieren, déjame sentirme tan completa como vacía mientras, gota a gota, pierdes el control y me dejo llevar entre los recuerdos del bien amado. Mientras tu herencia me remueve las entrañas yo no dejo de imaginar el mar que se va entre nuestra piel. – No lo dejes ir – me digo mientras te veo ya no ser tú, sino ser quién deseo. Te escondo entre mis bosques, te elevo a mis montañas y te crezco en mis nubes. Tú ahora estás frío y yo ardo uno a uno mis sentidos y de un momento a otro nos fundimos sin siquiera saber lo que somos. Abro los ojos y te vistes mientras despierto del trance. Me doy cuenta, como siempre, que no eres quién pensé, tampoco quién creí y como cada noche, ya nada tiene sentido. Tomas el carro entre la neblina hasta llegar a dónde me encontraste. Bajo y te alejas mientras me acomodo en dónde siempre para imaginar el mar que se me va del cuerpo cada vez que pienso que has venido. Te sigo esperando, no tardes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s