Isaac y la ciudad

2º Parte

Lo dejo en pleno Reforma y le digo un cordial y coqueto – y varonil, claro está – Hasta luego en alemán con acento norteño. Sorry, ya les dije mi problema con las lenguas duras. Sigo de largo y pienso que debo de tener un seguro para todo ésto, no sería la primera vez que me puedan cambiar los planes a última hora; más  los casaditos que se arrepienten de todo, justo cuando te lamen la cola.

Tengo lo necesario para cubrir mis gastos básicos pero realmente, quién quiere sólo gastar lo básico? Yo nací para ser mucho más que un comprador básico. Restaurantes caros, lugares finos, trajes de etiqueta, ropa de marca y autos de lujo. Así soy yo y qué le puedo hacer. Padres malcriados y disfuncionales crean hijos malcriados y disfuncionales. Yo sé que ellos me odian tanto como yo lo hago con ellos.

Suena el celular justo cuando pienso esto y me dispongo a ver más mercado que me dé el seguro. Es mi madre, no morirá pronto -y a veces, creo que nunca lo hará -. Cariñitos y besitos falsos y maricones de las 2 partes. Siempre es mejor tener al enemigo cerca, mucho más si es la que te dará la herencia. No le comento que ando en otra ciudad, ¿para qué si ni siquiera vivimos en la misma? Que ellos se hayan decidido hace tiempo a irse a la vida loca gringa wannabe no es mi culpa. Yo me quedé aquí porque… Porque sí y se acabó.

Trato de ver si hay otro mcdaddy europeo en los camellones; de perdido gringo pero nada, o al menos, el recuerdo de la voz de Julián diciéndome “es tu madre” con gesto de señora regañona no me deja concentrarme. Estúpido y sensual Julián. Y más estúpido que sensual a veces, he de decirles. Cuándo me pregunta el por qué los odio tanto me hace pensar en tantas razones que no le digo nada y mejor le ofrezco mota con la mejor cara posible; todo para que afloje más fácil, porque al fin y al cabo, siempre funciona.

Con todo ésto ni lo noto pero al lado se me sienta un chico y me saluda. Yo sólo sonrío y me voy de ahí bien digno, ¿qué se cree este chilanguito? Tengo que prepararme para más tarde y disfrutar mi cena con un strudel llamado Michael.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s