Isaac y la Ciudad

4º parte

 

¿Has domado un potro? Me dice en el taxi para romper el hielo. O eso creo. Yo no le hago a la zoofilia, puro animal de mi especie.

No. O al menos no uno de verdad. – le respondo con todo más claro pero sin querer ahondar mucho. ¿No puede comenzar con un hola y ya?

A dónde vamos algo así pasará. Te diré, es una fiesta PnP, ya sabes; mucho de ésto, mucho de aquello y un poco de todo.

¿PnP? ¡Genial! Nunca he estado y la internet me blowea la cabeza con estar en una. Pero… ¿habrá gente bien? Es lo que me preocupa. O sea, gente bien que le saque dinero y que me mantenga por unos días, o mínimo me pague los vicios; y que, obvio, esté bonita y no sea un loser alemán. Creo que mi situación ya les ha quedado más que claro durante estos días y no explicaré más.

Ok, ¿y qué gente va? Le contesto ya volteándome de frente a él y viendo de reojo al pobre taxista que nos mira por el retrovisor con curiosidad.

Puro señor bien. Señores y chicos de las mejores zonas que quieren salir de lo normal, aburridos de sus vidas y de salir bien en Caras. Aquí lo que muestran es todo menos la cara. Todos usan máscara por discreción y es en una casa de la zona que menos te esperas de la ciudad. Hay condones y seguridad. Es lo mismo pero más bonito; ya sabes, todo brilla lleno de cristal.

Si ese cristal viene con diamantes, mucho mejor. – le respondo con mi sonrisa entrenada frente al espejo por horas. En estos momentos, y espero, más tarde, servirá.

Sé que no me equivoqué en traerte – me dice seguido de una risotada al mismo tiempo que me toma de la nuca suavemente y se acerca a mí. – Ahora sabrás que es domar a un potro de verdad.

Sigo sin entenderlo bien hasta que saca de su saco una máscara de caballo blanco, con todo y flequillo negro y labios gruesos. Me ve arrugando un poco su frente y sonrío. Lo beso en la boca con la mirada estupefacta pero callada del taxista viéndonos. Y es que en este momento Pablo se lo merece, por más chichifo que sea;  porque ahora sé que la salida valdrá la pena en donde sólo Isaac quiere divertirse y por qué no, ser la estrella de la noche.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s