El único y el último

De un tajo te abro el pecho para sacarte el corazón. Sé que te acabo de decir que eres el único y el último pero qué puedo hacer cariño, si esta es mi naturaleza; devoro corazones al por mayor y colecciono su aroma a amor en frasquitos ambar para cuando me sienta solo, recordar a cada uno de los hombres que me han amado y se han ido por el caño.

Todavía me ves con tus azules ojos con rastros de amor pero no sabes qué ha pasado de tan fuerte impresión, de que tu hombre saque tu corazón de un corte limpio y exacto, devorando acelerado por la pasión sentimientos al por mayor.

Pobre de tí, cariño, que ya nada puedes hacer, te me has ido como lo otros tantos pero ya sabré qué hacer; te he mentido así como a los demás, no eres el único y el último, eres más del número un millón.

Lo siento mi amor.

Adiós.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s