Tal vez…

Hay un monstruo que me invade despacio, sin prisa alguna.

 

Es pequeño y voraz; tan pequeño que no lo veo pero lo siento jugando con mi carne y alimentándose de ella. Carcome mi alma y devora todo rastro de ella, revelando mi lado animal.

Es un monstruo cálido, un monstruo silencioso que como lobo a la caza se dispara al primer contacto, fiel a sus instintos. Él no muestra humanidad alguna pero es tan bello, tan hermoso, ¿por qué deshacerse de él?

El monstruo me hace ser lo que soy ahora, me convierte a la oscuridad de su corazón con sus susurros al oído. Es la revelación a una nueva vida. Es lo que yo he buscado sin encontrar.

 

Tal vez así deba de ser.

 

Devórame violentamente ahora que sé de tu existencia, ya no quiero más dolor. Sé que estás ahí y me puedes escuchar. No quiero hablar ni saber qué tienes que hacer, te pido que me devores sin piedad; sé que estás ahí, monstruo de mil cabezas de alfiler, monstruo rojo sangre sin rastro de vida. Sé que estás ahí, no te detengas ahora porque yo soy el que tiene prisa de ser como tú.

 

Tal vez así todo tenía que ser.

 

 

2 thoughts on “Tal vez…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s