Mr. Audrey

Nuevos cuerpos, nuevos labios, nuevas manos.

Suaves y amorfas sombras que se confunden con siluetas.

Dulces nombres que nunca recordaré, de tí; de todos.

Amarga necesidad que disfruto sin piedad.

Voluptuosas curvas del deseo que dibujas. Tú y los demás.

Todo en conjunto juegan con mi integridad.

Y aún así, no dejo de ser el mismo chico que sueña

vestir ropa de coctel con lentes oscuros;

un café en mano, todo en Tiffany’s,

esperando su galán.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s