Mal hombre

Si supieras que puedo llegar a sentir.

No soy sólo el mejor adorno de tus días, la luz de tu camino o el goce en un cuerpo perfecto; también soy una persona. Una persona que te ve, te observa y te analiza. Mi dulce boca se lo calla pero mi mente neurótica habla y habla, mucha veces sólo de ti; de lo que dices y dijiste, del poder de tu pobre mente y el mover de tu cuerpo; tu mirada maldita y tus poses de mal hombre. Si tan solo me miraras como yo te miro. Si tan sólo pensaras de mí lo que piensas de él. Pobre idiota que eres y más idiota yo, que creí tener mis movimientos bien calculados para nunca tenerte fuera de mi rango; mal de mí y de mis amores, las personas no son juguetes sino barcos a contracorriente. Ser tan fácil no conviene, me lo he dicho cientos de veces pero qué puedo hacer, si con mirarte mi pupila se dilata y la sangre se enciende, maldito mal hombre. En fin, espero y te vaya bien, disfruta de lo que aquí hay de más y también de lo que no te di; hazlo mientras puedas y si vuelves, aquí estaré, en el mismo lugar, en las mismas circunstancias pero ahora  sabrás, tú y todos los demás, que hay una mejor versión de mí; soy capaz de sentir.

One thought on “Mal hombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s