Platinado

Nada más aquí, hablando conmigo frente al espejo. Me observo y descubro otro camino, otro reflejo; otro ser.

Palpo el espejo y ya nada es igual; él me observa y caemos en cuenta de ser el uno para el otro; él es mi corazón, mi alma, mi reflejo… Es todo para el cuento de hadas prometido.

A roce de nuestra piel el espejo se suaviza y pierde su tonada fría; el olor platinado de su cuerpo desprende mi orgánico ser con un beso sin pena pero con fuerza. Es una trampa para hacerme suyo y lo sé bien, él también lo será porque lo sé;  él es el hueco en mi cuerpo, mi corazón ardiente, el sabor de mi sudor, el aroma de mi pasión.

Donde estamos ahora nada es igual, él me encontró desde el espejo porque mi deseo lo llamo. Ahora aquí, ya no hay más luz sino solo oscuridad, ni sombras entran en nuestro espacio. Aquí todo es platinado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s