Interludio literario #3

(…)

La infidelidad es la fidelidad que la nada le guarda a la nada.

Puesto que cualquiera hubiera podido obrar el Milagro ¿qué parte le correspondía a Richard, qué parte a Philippe? El hechizo sólo estaba en mí, en mi imaginación, que les otorgaba importancia.

Entonces, ¿por qué no quedarse solo? Solo, yo solo, valgo más que todos, porque nadie es indispensable, porque todos no son sino “el Otro”, intercambiables hasta el infinito.

Me lo han dicho:

– Detrás de todos los rostros, tú solo amas “al mismo”.

Pero ¿de quién se trata?

En la voluptuosidad, como en todo lo demás, uno está a solas con su Sueño. Philippe y Richard no son sino encarnaciones de mi Doble, al que me uno en busca de una identidad.

(…)

Fragmento de Tiresias.

Marel Jouhandeau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s