Dld & I

 

 

Me fastidian, me aburren y me abruman. Últimamente, cada vez que pienso en alguno, termino con dolor de cabeza en vez de cojonera. Estúpidos y sensuales hombres.

Después de cuanto intento fallido contando fotos falsas, citas aburridas, respuestas con monosílabos y más de una decepción, hoy me he decidido a dejarlos, al menos temporalmente. Que por qué lo decidí, muy fácil, hoy te encontré, colgando del estante, soberbio pero a mi alcance, a no más de 500 pesos, lo que de seguro me hubiera gastado en 1, 2 citas aburridas que no terminarían en más de unos besos, un “mañana te hablo” sin llamar o peor aún, una cojida sin sabor ni color.

Decido llevarte; la vendedora te prueba y sin tratar de demostrar excitación, mi pupila se dilata y grito por dentro de emoción, ¿serás tan bueno como pareces en sus manos? Deseo comprobarlo y tratando de disimular, manejo lo más rápido posible a mi casa para saber si me harás olvidarlos a todos con un solo vibrar.

Llego y dejo todo en la entrada, tomo un poco de agua mientras te contemplo quieto y turgente en la mesa, <<¿qué estoy haciendo?>> me pregunto al mismo tiempo que la erección va creciendo. Entro a mi recámara y siento ese calor inherente al sexo, me desnudo ante ti y sigues igual que antes, sin turbarte y sin más te tomo entre manos; eres el más hermoso entre ellas y tal vez más real que varios de los anteriores. Alcanzas el tamaño de mis dos manos y eres tan suave y rugoso como uno de verdad, ya no sé ni qué pensar, sólo me basta actuar.

Te coloco en tu base y empiezas a pujar, primero quedo pero con el temple de un gladiador y mi resistencia no tarda en doblarse, 1, 2, 3 pulgadas hasta no saber cómo las 7 completas al igual sus 6 de grosor, y aún así no paras hasta saberte completo dentro. Empieza tu mejor tarea cuando mis gemidos te lo indican, es hora de vibrar. Me sorprendes pero no tengo más voluntad para decir <<no>>, los pensamientos y las ideas de esos hombres se han ido y ahora solo pienso en tí, hombre sin nombre ni rostro, el que yo deseo más, ahora estás aquí, en mí, conmigo, hasta cansarme de ti y volver a la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s