1,2,3,4

Esta es la única forma que conozco de vivir. Contar las cosas y repetirlas sin cesar; 1, 2, 3 y 4 y volver al compás; 1, 2, 3 y 4 y ya no parar.

Ésto me lo digo cientos de veces mientras trazo líneas en el parquet y peino mi melena con precisión ortodoxa. 1, 2, 3 cabellos fuera y orden se va.  No puedo volver atrás, nunca más.

Todo lo escucho en mi mente, de una manera u otra, fuerte o queda, en las cosas que me rodean y el aire me lo susurra; debo de ser perfecto para el mundo que me espera. Nada está dicho y eso siempre asusta, así que mejor estar preparado para la duda.

1, 2, 3, cuento hasta 4, repito hasta 8 y a veces multiplico por duplas a las cosas sin cesar. Las sumas de los cuadrados me dan la razón de que mi medio así lo sea, imperfecto desperfecto de errores terribles que no dejan de ser  una obra. La incertidumbre.

Esta es la única forma que conozco de vivir. Contar las cosas y repetirlas sin cesar; 1, 2, 3 y 4 y volver al compás; 1, 2, 3 y 4 y ya no parar. No parar hasta ser perfecto en un mundo imperfecto, lleno de miedos y dudas.

 

Y no parar.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s