Discreción

Discreción. Esas son mamadas, y mamadas de las malas, de esas que te hacen con

frenos y sin besitos. De seguro pides discreción porque te das miedo.

Te da miedo el monstruo dentro de tí y yo hace mucho que le perdí el miedo

a mi deseo. Pobre estúpido.  Jódete tú solo, para eso está tu discreción.

Sería bueno decir “yo soy varonil” con mi pene en tu boca, si crees que eso es discreto.

Pero a quién engañas,  ser puro músculo, hombre de vello en pecho

y decir palabras insulsas no te hacen mejor, sólo te hacen otro tonto más.

Acéptate como eres y deja de molestar. Tantos como tú nos friegan a todos, incluyéndote a tí.

Pobre, pobre de tí. Mejor ve con mamá a contarle de tus novias falsas y presume a tus amigos

las conquistas del fin que yo me voy campante sin siquiera pensarte, buscando a un caballero.

Un caballero en la calle y en la cama. Un caballero no discreto, verdadero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s