Venganza

Mis ojos se abrieron y ahí estaba él, casi desnudo y reluciendo su melena castaña rojiza en el alba. Me observaba fijo entre la penumbra de la todavía noche para desnudarme con la mirada. Era esa mirada de venganza combinada con deseo que me perturbaba y excitaba a la vez.

Se acercó lentamente, con sigilo, sin saber si yo lo observaba, se metió entre mis sábanas, dejando en el camino su  ropa interior a rayas. Me tocó para frotarse contra mi cuerpo semidesnudo, supo donde acariciar mientras yo no sabía si esto era un sueño o la realidad.

Mientras estaba a mi lado, un frío me invadió. No temblé, no hubo escalofrío, sólo una escarcha que salía al expirar. Me besaba fuerte por la cara y el cuello, y entre cada beso decía  <<Es mi venganza>> <<Es lo que debo de hacer>> <<Él me llevó a hacerlo>>.  Yo solo estaba ahí, sin saber mi sentir.

Y es que ¿cómo reaccionar cuando un fantasma te besa?, ¿qué hacer cuando sabes quien fue?, ¿lo puedes besar libremente?, ¿te llevará consigo después? Todo me lo preguntaba desde el poco espacio entre él y yo. Ya no era un roce y un beso, sino sorbía ávidamente mi saliva y cabalgaba completo mi ser. Sentía mi erección y yo la suya. ¿Acaso estaba vivo?

<<Házmelo así, déjame vengarme>> me decía entre el vaivén, una y otra vez. ¿Qué haré? Solo alcanzaba a pensar a través de su cuerpo etéreo. <<Déjame vengarme, sé que también lo quieres>> me terminó de decir en el último beso antes de penetrarlo. Ese fue el fin, ambos nos vengamos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s