Perfumes

La vida empieza aromática. El primer estímulo en el vientre; el sabor del amnios, el aroma a vulva dilatada, la sensación ferrosa de la sangre mezclada con el aire. Mero oxígeno, nitrógeno y argón con un poco de metal.

Después, vas creciendo con él, la fragancia de la madre, su seno izquierdo junto su derecho, los vapores de lavanda, caléndula y lauril en su cabello, el saber si está triste o alegre por simple vaho de su boca. El olor a cigarro y cognac de tu padre, el significado de sus palabras alargadas, el bálsamo de sus pantalones. Tan simple y complejo a la vez formar la psique de los recuerdos.

Luego, la mezcla de aromas y sensaciones que consolidan la mente te hacen recordar, en días como hoy, momentos hermosos de la niñez en pleno acto de la adultez. El resabio amargo de un té, el rugor de tu pantalón sucio y el vaho desprendido por tu aliento a alcohol. Una única combinación que prende la dinamita dentro de mi cabeza.

Esa chispa olfativa recorre el cerebro, los nervios y todos los músculos. Me hace actuar. De vestido a desnudo. De seco a lúbrico. De opaco a dorado. De casto a voluptuoso. Todo por recordarme viejos recuerdos en tu aroma a hombre.

Hombre fuerte, hombre macho. Hombre ebrio y muerto por dentro. En mi cabeza despierta la misma fantasía, mi aliento de lauril te limpiará las heridas. Me ensuciaré un poco pero será mi penitencia. Estamos en sincronía. Todo por nuestros aromas diluídos en el recuerdo.

tumblr_me3yx5T91W1rew861o1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s