Lampiño

Al ver un hombre totalmente depilado, siempre pienso “éste fue abusado”. Me asustan, me perturban, aunque no tanto como lo están ellos.

No niego el hecho de el atractivo; una piel suave siempre es atrayente pero ahí sentado, escuchando no sé qué historia de un desconocido, lo veo pasarse crema de afeitar por la barba, el pecho, el pubis y las piernas a la par de encender la máquina de rasurar.El interés de hace unos momentos, cuando lo hice mío, completito, incluyendo esas partes ahora llenas de espuma, se va desvaneciendo con el ronronear de la máquina.

Sin avisar, la vista pierde el encanto. De ver a un galán maduro, musculoso y entrecano, poco a poco emerge un niño con cuerpo de dios romano. Un niño de 38 años, atemorizado, miedoso de su masculinidad, a expresar su virilidad. El hombre velludo se ha ido y me ha dejado a un ser lampiño, extraño para mí.

Salgo del vestidor dejándolo ahí, sin vello alguno, y salgo a ponerme ropa que cubra los míos. Por hoy no deseo verlo hasta otro día; un día de descuido en donde parezca lo que es y no lo que él imagina que es. Al fin y al cabo, ya obtuve lo que quería y él, se disfruta lampiño frente al espejo.

 

tumblr_mdhmdnCxTD1rcl6vho1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s