Bestia

La bestia despierta y hay que calmarla.

Nada es más relajante para ella que ser acicalada justo en la punta de su cabeza. Frotar mis manos calientes y dejar que poco a poco, su furia se haga calma entre mis palmas. Al instante, la pobre cae rendida ante mis piernas.

La bestia se relaja y deja de gruñir de hambre, ahora sólo es un minino que se acurruca al dormir. Ya no es un peligro, todo es calma hasta que vuelva a despertar y quiera carne para devorar.

A veces, mis manos la han de calmar, otras tantas no. En esos días la dejo libre por el vecindario y devora todo hombre a su paso.

La cacería empieza y no hay quien la pare, al menos hasta toparse con mis manos. Su cabeza he de frotar.

tumblr_mcmcjjcSlZ1qfb46yo1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s