Clave Ocho

Cuando el corazón demanda más que placer, sólo pienso en ti. No es por no poder dármelo yo, sólo no es lo mismo. Lo sabes bien por mi boca al inhalar gemidos.

Mis manos saben cómo hacerlo, de una manera perfecta y acompasada. Saben donde tocar, donde pellizcar, donde hundir sus dedos y cómo hacer explotar. Tú no. Exploras, ciñes, guiñas y juegas con mi cuerpo. Lo estrujas, lo aprietas, lo haces tiritar y exclamar por más. A veces es genial, a veces un poco tosco. No siempre es lo que quiero pero sí lo que pienso.

Me haces imaginar más. Me haces desear más. Me haces pensar “la próxima será perfecta”. Idealizo. Sueño. Cierro los ojos y lo recuerdo en la soledad de mi cama, y también al mojar la piel en la regadera. En momentos de aburrimiento, ¿por qué no? Siempre quiero más de ti, el corazón lo pide y ya no sé detenerlo.

Empieza con un ligero “tic tac”, pasa por un soneto quedo para explotar en trompetas y un piano histérico. Todo exclaman en una canción “necesito de él”, “no me soporto sin él”, “quiero su aliento” y un montón de jadeos ocultos en clave ocho.

Así que ven en un santiamén que tardaré más si no estás aquí. Sufro entre cada aliento y me duele hasta el pensamiento. Los roces de la sábana y mi almohada no bastan para calmar el ansia de mi pecho. Mi corazón demanda más que placer, no es un juego.

 

tumblr_muaxj0gq1W1sh6dcwo1_500

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s