Patrimonio de la nación

En su costado derecho había un tatuaje escrito de un poema que no se leer y de un autor que no recuerdo.

En su mano izquierda encontré lineas paralelas y perpendiculares, cada una en antiguo código secreto.

A la par, en su espalda recta, se esbozaban dos grandes pilares donde se desprenden enormes alas.

Más abajo vi su unión; una cadera firme como roca pero suave, casi de algodón. De ella nacían montes,

valles y volcanes en erupción. Todos convergían en un punto y se dividían en dos: las piernas más

hermosas que haya visto esta nación. Firmes, claras, duras y largas. Finas en masculina expresión.

Al final, entre todo eso, había una corona de espinas cubriendo la perla de su frente, los zafiros

de sus ojos y los rubíes y diamantes, marcas claras de su semblante duro y bello. El más bello de la nación.

 

tumblr_mpsi5gkvwM1qf9fo8o3_1280

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s