Detritos

dancer

¿Acaso fue demasiada devoción? – mis pedazos se preguntan desde el suelo. Cada uno de ellos, deshechos y maltrechos, es lo único que alcanzan a entender.

Todos buscan la razón sin intención de unirse. Parece no haber esperanza aquí, tendrán que migrar al subsuelo; dejarse llevar por el agua, drenarse entre las rocas y ser alimento de hongos y plantas.

Tendrán que ser lo mínimo que fueron, porque en la simpleza está la belleza y aquí no hay nada más que complejidad. Hay un barullo de murmullos y un sinfín de quejas. Todas tendrán que callar. Ser llantos filtrados por el carbón, una amalgama inerte en la tierra. La vida resurgirá.

Tendrá que ser así. Perderse entre la naturaleza hasta que ella misma los limpie. Mi humanidad no puede más, sólo ella tiene la fuerza para hacerlo; olvidar esa pregunta, esa duda, esa canción. Dejar que todo fluya entre la maleza y renacer pequeño pero fuerte; crecer hasta ser una mejor versión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s